Publicado en Uncategorized

¿Quién llena tu vida? ¿Dios o el mundo?

Heaven_enhanced-18442-1421428145-61

Pensaba este fin de semana que mi vida al final tiene un común denominador que la marca siempre, y esto es encomendarme a Dios, ya sea en el día que inicia, en mis preocupaciones y miedos, en lo que me hace sufrir, en lo que me preocupa, en fin en todo. Y eso que mi fe es bien pequeña, pero creo en Dios.

Y el domingo, luego de un buen rato (años) intentando caminar por la vida haciendo un itinerario en una comunidad cristiana me vi que de las cosas que he probado en la vida, que no son muchas tampoco, ninguna me ha dado la satisfacción de sentirme pleno como lo es estar cercano a este padre que es Dios.

Materialmente he logrado ir y hacer lo que he querido, he buscado realizarme por el estudio y nada tampoco o con los afectos y nada. Sólo estar cerca de Él como padre y de la presencia de Jesús en mi vida es lo que al final me consuela y me da sentido o me sana. Y eso que nunca dejas de ser imperfecto como ser humano o tomar malas decisiones o tener libertad.

El domingo decía el evangelio parafraseando, porque no soy ningún experto, que los seguidores de Cristo estaban escandalizados por la dureza de sus palabras y que muchos se escandalizaron y se fueron. Y Jesús se fue donde sus discipulos (los 12) y les dijo que si elllos se marcharían también. Ellos respondieron ¿Adónde iremos Señor? Sólo tu tienes palabras de vida eterna. Y yo puedo decir lo mismo, aunque el mundo se pinte de rosa y pastel y te hale con todas tus fuerzas la esperanza de un Dios, un cielo y una vida eterna  y un Cristo vivo presente en mi vida en la tierra es lo que al final me da VIDA en realidad.

Hace unos años me decía un amigo mexicano que le aclarara si era “religioso”, no le dije, no soy religioso. Intento ser cristiano, puesto que intento seguir las enseñanzas de Jesús y en ese sentido ser coherente y actuar en concordancia.

Al final, si no me identifico como creyente y lo declaro no sería sincero , sin Dios, sin Cristo, mi vida no tendría ningún significado, y aunque vivamos en este mundo de lo relativo, de lo exprés, de lo fácil, del mundo digital, de la primacía del dinero, al menos intentar dar testimonio es lo que intento.

Anuncios