Publicado en cuento corto

“El Blanco”, el gato

img_cuidados_para_un_gato_blanco_22477_paso_3_600

Resulta que toda mi vida he sido completamente aficionado a tener perros. Durante mi niñez y hasta los veintitantos años tuve perros, una dálmata la más memorable Pecas; un pastor alemán que era de nuestros vecinos, el Boe y vivía casi con nosotros; y otros perros que nacían fruto de amores callejeros de la dálmata: Percy, Bali, Nieves, Berna (que murieron atropellados) y el Negro (que no era hijo de la Dálmata) que una señora que nos ayudaba en la casa lo regaló, porque no lo soportaba más, sin mi permiso obviamente.

Hace 7 años inicié la aventura de criar un gato, cosa que nunca había hecho por la mala fama que tienen los gatos. Mi hermana tuvo su gata, La Pepa, y vivió 12 años. Este gato que adopté hace 7 años era blanco y macho, la Pepa hembra y operada o sea no tenía gatitos, pues se escapó de morir en su primer parto. Pero El Blanco en honor a su color, fue un macho que desde los 6 meses de edad anduvo regando hijos y se volvió un adulto gatariego (una palabra inventada, pero real en el mundo gatuno). Lo singular de este gato es que con cada novia que tenía nos llegaba a dejar a sus novias y crías a la casa, por lo tanto cada gato blanco que aparecía alrededor era obvio que era su hijo. Era la primera vez que criábamos un gato macho, por lo tanto era una novedad cómo tratarlo y cómo darle de comer. Empezó durmiendo conmigo, a mis pies y cuando ya se independizó dormía en el día y desparecía de noche. Siempre había una constante, llegaba a pedir de comer y sabíamos que venía porque nos miraba por la ventana y era su momento de entrar a comer.

Leí en algún artículo que los gatos se crían mejor si no se les deja salir a la calle. La realidad es que volverlos criaturas que pasen encima de uno no tiene ninguna gracia. Estos dos gatos dormían de día en la casa o en el jardín y de noche se iban de parranda. Los oíamos en el techo y sabíamos que allí estaban.

El Blanco se volvió el macho alfa del lugar donde vivimos y por lo tanto un gran peleador. Por este motivo, su aspecto cambió drásticamente, se volvió musculoso y con patas grandes de macho. Además, que aparecía arañado y con heridas que él mismo se curaba. Era muy inteligente y sabía cómo conseguir las cosas o cómo vengarse cuando no hacíamos lo que quería. Hablo en pasado de este gato porque luego de haber criado y convivido con una hembra gato  y  un macho gato, son preferibles las hembras, pues se auto cuidan más y son más tranquilas.

Al momento de escribir estas letras El Blanco está desaparecido. Tiene un mes de no aparecer, y no lo hemos visto en los alrededores, lo que indica que sus días de peleador y de macho alfa han terminado, posiblemente. En mi memoria quedarán los tiempos vividos en su niñez gatuna, sus singularidades y simplemente ser “El Blanco” que llegaba de parrandear.

Nota: la foto es con fines ilustrativos solamente.

Anuncios

Autor:

¡Hola! Gracias por pasarte leyendo las reflexiones de este que un día se decidió a escribir. Puedo decir que la escritura me agarró a mí en 3er. o 4to. año de bachillerato y empecé a contar con la ayuda de una máquina de escribir los amores de mis amigos de colegio con nombres ficticios en los años 80. Recuerdo que se volvieron cuatro páginas y luego se volvió un juego saber quién era quién. De eso mucho tiempo ya. Soy Licenciado en Derecho me gusta el trato con las personas, además de mucho interés en temas comerciales. La escritura a pesar que es un gusto para mí un día llegó como otra ocupación más de tantas que he hecho en mis 40 y tantos y por azares del destino, además de ganarme el sustento. Un día me vi escribiendo por encargo e investigando para crear piezas de escritura originales aplicando las técnicas de posicionamiento web. Luego avancé más y descubrí los temas que me apasionaban y la lectura continuada de información. Ahora luego de esos "azares" descubrí que la escritura es una de mis pasiones y espero llegar a algún lado con ella, aunque sea solo para que alguien se lleve algo bueno o entretenido de mis escritos. Me gustan autores españoles como Julia Navarro que hace novela histórica, o novela negra sueca como la de la Chica del Dragón Tatuado, sin embargo no he de negar que me gusta la literatura "light" como la de Isabel Allende que muchas veces da risa, pero entretiene. Igual me gustan los autores con los crecí que se han ido reinventando como Mario Vargas Llosa o leer libros de autoayuda. Mi propósito es que después de este intento de blog salga algo más interesante. No tengo un estilo definido, puesto que aún ando en búsqueda. Me he dedicado a reflexionar y hablar un poco de mis creencias y reflexiones. Ahora estoy intentando crear historias de recuerdos que me llegan como inspiración para la entrada. Si te sirven de algo mis escritos me alegro y si te pasas por aquí te lo agradezco más. Vivo en Managua, Nicaragua. Centroamérica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s