Publicado en Reflexiones

Y ella estaba presa, pero de sí misma

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Recuerdo haber hablado con esta mujer muchas veces. Muchísimas. Y en todas las pláticas siempre salía a relucir cuántas cosas no había hecho y que hubiera podido hacer. O que no las hizo porque no tuvo las posibilidades o quién le ayudara. Conclusión: esta mujer era presa de su propia mentalidad y era una víctima de los demás. Según ella.

La mentalidad es la forma en la que vemos las cosas, influenciados por cómo nos criaron o en cómo “nos acomodamos” al mundo. Es tan grande la cantidad de gente que se acomoda a esa forma de ver las cosas y se queda allí, como dice el título, presa, presa de sí misma.

Conozco personas que viven así… para qué barrotes si la mente los y las tiene encerrados en sus esquemas y actitudes. Sin embargo, salir de esa cárcel de la mente pasa por intentar verse con sinceridad para verte cómo tu mente te la ha jugado y te has acomodado. Verse a uno mismo es muy difícil, porque da miedo, ver quizás lo que somos y no nos gusta.

¿Cuántas veces no tomamos el reto que se nos ofreció y nos quedamos esperando al siguiente y no llegó?

¿Cuántas veces culpamos a los demás de lo que son nuestras propias responsabilidades?

¿Cuántas otras más ese suceso que te marcó la vida es el declarado “culpable” por cómo te sientes? ¿Cuántas veces lo has dejado que se instale y no has buscado cómo curarlo?

Sabes… naciste libre y no puedes estar presa o preso de un suceso, de una circunstancia, de un miedo, de una situación, de una decisión no tomada. ¡Atrévete! Rompe las cadenas de tu cárcel. Allí afuera está un mundo abierto, esperándote para que lo agarres con todas tus fuerzas y por fin seas libre, sin que nadie te detenga, las posibilidades son infinitas. Solamente toma una decisión: vale la pena.

Publicado en Reflexiones

Afán de recomponerse

Estos días descubrí que tengo un afán de recomponerme. ¿Esto qué es? andar buscando en la red todo tipo de palabras, frases y pensamientos que me dejen algo y que me ayuden en algún aspecto interno de mi vida, el que sea. Sin duda, no es recomponerse porque al final para eso se requiere tiempo y esfuerzo que por leer una frase no va a llegar a cambiar algo en mi interior.

Y recomponerse ¿porqué? porque siempre pienso que estoy inacabado interiormente y que necesito mejorar en muchas cosas. No se si esto es bueno o malo, pero los temas de autoayuda, de llenar aspectos que según yo no están bien en mi van detrás de esas frases.

Algunas de esas frases quedan y las guardo. Otras pasan al olvido y otras me las invento yo mismo y se me olvidan también. El dichoso Facebook me ha estado recordando cosas que escribí hace 4 o 6 años en “mis estados” y la verdad es que finalmente no las he llevado a la práctica. Reacción: autorecriminación, qué mal.

Moraleja: desafanarme por auto componerme, cada cosa se acomodará en su momento y cuando tenga que hacerlo.

Publicado en Reflexiones

La esperanza: ¡si o si!

hOPE

Cuando la vida se torna muy difícil nuestra mente se agobia y se pone en situacion de alerta. Lo mismo cuando los acontecimientos se tornan muy agresivos en nuestro entorno, lo que puede hacer que lleguemos a perder la esperanza. Sin embargo, Dios existe y nos recuerda que cada día tiene su propio afán y que en un dos por tres o al día siguiente las cosas cambiarán y ya no serán las mismas, o el acontecimiento se modificará en sus circunstancias y se podrá resolver o abordar de otra manera.

La esperanza es “un estado de ánimo optimista basado en la expectativa de resultados”, donde esperamos que los mismos cambien y se tornen positivos para dejar atrás la tormenta. Esto es muy cierto.

Creo que los seres humanos sin esperanza moriríamos lentamente, puesto que si nos encerramos en el ofuscamiento de nuestra mente y la dificultades nos vamos a un hueco.

Si por cualquier circunstancia tu vida se torna difícil y crees que no hay remedio para lo que te pasa, haz este ejercicio muy sencillo: mira hacia el cielo y si es al final del día mejor. Verás en el azul del cielo o en el atardecer que Dios te está diciendo ¡aquí estoy! Eso que sientes pasará y lo que hoy ves negro ya no lo será más. Inténtalo, la vida será más fácil y llevadera si dentro de tu interior intentas vivir un día a la vez, mirando al cielo tu vida se pintará de otro color y será color esperanza…

Publicado en Uncategorized

Cuando se pierde la salud

Pensaba estos días en cuanta gente he visto perder la salud y llegar a ese estado donde una enfermedad  doblega y simplemente cambia la vida. Es lo más doloroso que he visto y es hasta cierto punto algo en lo que no pensamos hasta que lo vivimos  o la perdemos, a la salud.

Mis mejores amigos y amigas se han visto en situaciones muy complejas de salud y no encuentro qué decirles, cómo confortarlos, cómo ayudarlos. La ciencia médica y sus “ejecutores” son muy drásticos y no comprenden en su mayoría que detrás de una persona que está enferma hay un ser humano y una familia que está sufriendo y que necesita al menos un par de palabras de ánimo aunque la situación sea muy difícil o hasta irremediable.

¿Es esto una ley de la vida? Es una de las más duras que conozco y bajo ninguna circunstancia quisiera perder mi salud o que alguien que quiero la pierda. Simplemente se me encoge el corazón. Es una ley que no entiendo  y muy difícil de asimilar. ¿La entiendes? Si tienes una pista dímela.

Publicado en Superación

El poder de tu mente en la mano

¿Sabías que en su mayor parte la vida depende de tu mente y de cómo te enfoques? Esto aplicado a la vida cotidiana, los sufrimientos, los problemas, la escacez y todo lo que pase por  nuestra mente que es sumamente poderosa.

El tema es que podamos manejar bien las distintas facetas de la vida y no que las mismas nos modelen a nosotros. El otro punto también es, que cuando las cosas no salgan como piensas es necesario que no dejes que eso gobierne ese momento y que permanezca  y determine  el resto de tu diario vivir. Los sucesos, los momentos van y vienen y se suceden en ciclos porque empiezan y terminan. Así es que todo tiene un ciclo.

Nuestra mente es maleable, o sea que puede acomodarse a cómo nuestro intelecto le diga que se comporte. Y así, si nos predisponemos para que el color gris del día se instale, se instalará. Si nos ha sucedido un problema apenas hemos entrado al trabajo y nos quedamos allí recordándolo, así seguirá el resto de tu día. Y así con todas las  cosas de la vida, que son innumerables.

Muchas personas dicen que eres el resultado de tus circunstancias. Esto es discutible, porque cada uno es capaz de hacer cambiar esa circunstancia aparentemente insuperable. A la vez, es cierto que algunos hechos nos marcarán la vida, pero los mismos no deben ser determinantes para nuestro hoy y a la vez tampoco deben determinar cómo vamos a seguir con nuestra vida.

El problema principal que tenemos muchos de nosotros es que pensamos demasiado en el futuro y nos acordamos mucho del pasado. De un futuro ¿para qué? si el mismo no existe. Y del pasado para seguir echando jugo de limón a las heridas que nos ha dejado el diario vivir y la convivencia, que en ningún momento es del todo fácil o sencilla.

¿Crees en el poder de tu mente? Piénsalo, es posible que te estés dejando manejar por ella y no que tú la manejes. Intenta buscar medios que te ayuden, de tal manera que te enfoques en el día presente y el estrés de tu mente, de tu vida y  de tu día lograrán bajar completamente.

Reflexiona, es posible dejar de lado lo que te atormenta y ordenarle al centro de operaciones de tu vida, la mente, que vaya por donde tu quieras.¡Buen reto!

Publicado en Uncategorized

¿Eres feliz con tu vida?

¿Cómo vives tu vida? ¿inconforme, insatisfecho o lleno de optimismo? Sin duda que creo que la mayoría está insatisfecha, pero al final del día otros dicen que si te encuentras satisfecho ya no te  mueves, te quedas estancado. Sin embargo, existe otro punto de vista que te ayuda a descansar más y es ser feliz con lo que tienes sea mucho o generalmente poco o lo suficiente, vivir el día y quererte como eres (cómo se hace esto último!!!).

CARAS_recomendar-cliente-satisfecho

Para mí estas tres máximas de vida, aunque lo he oído hace años han sido un redescubrimiento porque alguien me lo ha vuelto a decir y  en sí misma son una verdad tan simple que sé que es una filosofía de vida que valdrá para mi para descansar interior y mentalmente.

¿Cuántas veces pensamos que no estamos en la vida que queremos en el sentido que sea? ¿Existe algún aspecto de tu vida que no te parece y eso te agobia y vas por la vida ansiando ese bien preciado que crees te traerá la felicidad? La felicidad no existe como la imaginamos, quizás es un ideal que nos hemos creado en nuestra mente, pero llegas a esa meta de “felicidad” y te quedas más vacío que antes. Al final la vida está llena de pequeñas cosas y ¡nos perdemos la mayoría!

Por este motivo, por perderme tantas cosas es que ha sido indispensable para mí, tratar de pensar de esta manera: ser feliz con lo que tengo, vivir la vida día a día y quererme más a mi mismo con mis fallos y errores. El día que lo asumí como verdad de vida nuevamente me sentí muy contento. Intentaré ponerlo en práctica todos los días. ¿Quieres intentarlo?

 

Publicado en Uncategorized

¿Porqué los buenos se van primero?

CIELO_in_heaven

Recuerdo que cuando tenía 8 años perdí a mi abuela materna. En esa época y quizás siendo tan pequeño es que me hice esta pregunta por primera vez, ¿porqué se va mi abuela si era tan buena? o así la veía yo, pero no, al final no era una visión subjetiva porque recuerdo que fue el primer entierro al que fui y medio pueblo nos acompañó a su última morada. Y todos decían, sí, era buena, ayudaba a todos y sobre todo tengo presente cómo me cuidaba a mí y eso hasta hoy, 35 años después es una huella inborrable.

Rememoro esto porque la muerte es inexplicable, pero presente y también porque muchos amigos que eran muy cercanos a mi se fueron muriendo muy seguido, además de mi padre y mi sobrino recién nacido a los 4 días falleció y mi padre 3 meses después de mi sobrino, es difícil entender ese tránsito con la muerte y vivirlo, superarlo cuesta más y entenderlo mucho más. Y es que todos estos amigos y mi padre y sobrino se fueron en casi uno y dos por año.

Y los buenos eran estos amigos, que sin haberlo siquiera pensado les tocó irse. Y yo digo que eran buenos y todos tendremos una persona buena que se nos ha ido y nos hacemos la pregunta, porqué se fue y se nos queda sin respuesta.

Sin embargo, aún permanecen conmigo la nostalgia de su compañía, de la plática, del abrazo fraterno y de la palabra bien dicha de todos estos buenos, que seguirán conmigo mientras mi memoria los recuerde y los tenga presente. Además, que al creer en el cielo como creo, sé que los volveré a ver y no estarán enfermos ni mi padre, ni mi mejor amigo Victor, ni Noel sufrirá más por su historia de vida , ni mi pequeño sobrino Alejandro habrá sufrido; todos estarán riendo y me estarán esperando.

No se cuándo me toque a mi pero sé que los volveré a ver. Tengo esa certeza. Ya nadie será viejo. Todos estaremos alegres y no habrá nada más porque sufrir o afanarse. Estaremos en la presencia de Dios y nos volveremos a encontrar todos los buenos. Yo soy bueno también ¿porqué no?

Publicado en Uncategorized

El valor de una sonrisa

Mafalda-comienza-con-una-sonrisa

Recuerdo cuando todavía se iba a estudiar a la biblioteca de la Universidad que había un cartel dedicado al valor de una sonrisa, no se si solo decía esto pues han pasado muchos años, pero decía esto más o menos: ‘una sonrisa no cuesta nada y vale mucho’. Traigo a colación esta frase porque en mi diario vivir manejo en fila por mucho tiempo para hacer distancias cortas en mi ciudad colapsada por el tráfico, y en ese estar detenido por minutos, varios, muchas veces se me cruzan a hablar personas de diferente tipo al estar parqueado esperando poder pasar.

Ese día recuerdo la sonrisa de esta persona, que sin yo saberlo me esperaba todos los días. Es un hombre que se gana la vida limpiando los vidrios de los carros con agua. Resulta que el hombre muy amablemente pregunta si quieres que te laven el vidrio y sí, siempre lo había dejado, pero como ya es parte de mi paisaje diario en tantas intersecciones de tráfico, se me olvida que lo veo.

Recuerdo esta última vez porque llegué a la intersección en cuestión y yo pensando en mis preocupaciones, en lo que tenía que hacer, en que iba tarde, totalmente metido en mis pensamientos y llegó el hombre como tantos días y me regaló una sonrisa y me deseó buen día. Sólo el hecho de interactuar de esa manera tan simple me cambió el día y me ponía a pensar después, este hombre no tiene nada: solo el sol, la esperanza que le den algo los que pasan o que lo rechacen y él viene con una sonrisa y además me la regala. Ese día me hizo reflexionar sobre mí, sobre mi vida, sobre cuánto sonrío y lamentablemente muy poco.

Este hombre me enseñó que en la sencillez de un acto tan humano le puedes cambiar la vida a alguien y así de simple sacarlo de su ‘casete’ mental y volver la mirada hacia otro ser humano. Es cierto lo que decía el cartel de la biblioteca, sonreír no cuesta nada y vale mucho porque con ese simple gesto ya la vida se te cambió o se la cambiaste a alguien.

Sin duda que esto es una tarea pendiente en mi vida, sonreírle más a la vida, a la gente, descansar más de mi eterno cuestionamiento de las cosas y de las personas, de los días, de lo que pasa y no me parece y simplemente vivir y ya, parar con el cuestionamiento.

Y es que me cuesta reír, me lo decía alguien ayer también y es cierto y sobre todo reírme de mi mismo, pues al final yo enserio las cosas cuando son verdaderamente simples. A por la sonrisa como dicen los amigos españoles. Que valga y salga esa sonrisa para cambiarle el día gris a alguien o cambiartelo a ti mismo.

Publicado en Uncategorized

¿Quién llena tu vida? ¿Dios o el mundo?

Heaven_enhanced-18442-1421428145-61

Pensaba este fin de semana que mi vida al final tiene un común denominador que la marca siempre, y esto es encomendarme a Dios, ya sea en el día que inicia, en mis preocupaciones y miedos, en lo que me hace sufrir, en lo que me preocupa, en fin en todo. Y eso que mi fe es bien pequeña, pero creo en Dios.

Y el domingo, luego de un buen rato (años) intentando caminar por la vida haciendo un itinerario en una comunidad cristiana me vi que de las cosas que he probado en la vida, que no son muchas tampoco, ninguna me ha dado la satisfacción de sentirme pleno como lo es estar cercano a este padre que es Dios.

Materialmente he logrado ir y hacer lo que he querido, he buscado realizarme por el estudio y nada tampoco o con los afectos y nada. Sólo estar cerca de Él como padre y de la presencia de Jesús en mi vida es lo que al final me consuela y me da sentido o me sana. Y eso que nunca dejas de ser imperfecto como ser humano o tomar malas decisiones o tener libertad.

El domingo decía el evangelio parafraseando, porque no soy ningún experto, que los seguidores de Cristo estaban escandalizados por la dureza de sus palabras y que muchos se escandalizaron y se fueron. Y Jesús se fue donde sus discipulos (los 12) y les dijo que si elllos se marcharían también. Ellos respondieron ¿Adónde iremos Señor? Sólo tu tienes palabras de vida eterna. Y yo puedo decir lo mismo, aunque el mundo se pinte de rosa y pastel y te hale con todas tus fuerzas la esperanza de un Dios, un cielo y una vida eterna  y un Cristo vivo presente en mi vida en la tierra es lo que al final me da VIDA en realidad.

Hace unos años me decía un amigo mexicano que le aclarara si era “religioso”, no le dije, no soy religioso. Intento ser cristiano, puesto que intento seguir las enseñanzas de Jesús y en ese sentido ser coherente y actuar en concordancia.

Al final, si no me identifico como creyente y lo declaro no sería sincero , sin Dios, sin Cristo, mi vida no tendría ningún significado, y aunque vivamos en este mundo de lo relativo, de lo exprés, de lo fácil, del mundo digital, de la primacía del dinero, al menos intentar dar testimonio es lo que intento.

Publicado en Uncategorized

El valor de un amigo es inmenso

Friend-Ship-friendship-15821924-279-400

Hoy descubrí que estas entradas llegan a nacer por personas concretas con las que me encuentro en un día determinado. A todos ustedes, gracias.

Hoy no ha sido la excepción, ya que me encontré, más bien ella, una amiga, me encontró a mi y empezamos una larga platica. Teníamos muchos años de no saber uno del otro y era como tomar un madeja de hilo y volver a agarrar “el hilo” donde lo dejamos y eso me pasó hoy con esta amiga. Creo que tenemos más de 20 años de conocernos con pausas por las idas y venidas de la vida y hoy era como si ayer hubiésemos dejado de vernos. Evidentemente, compartimos intereses e ideas y nos escuchamos mutuamente.

Mi amiga es genial para darle valor a la amistad y a la de tantos otros con los que en diversos momentos me relaciono en el día, por el ciberespacio, por las redes sociales y en la semana, o a otros que veo por allá en cualquier momento.

Hoy es un día especial, ya que mi generación de compañeros de Secundaria se reunirá para conmemorar 25 años desde que dejamos las aulas del colegio que nos formó. Para algunos unos años, para otros 10 o más años.Se dicen fácil 25 años, pero es un cuarto de siglo, de vida, de experiencia, de años encima, de arrugas, de sabor y de VIDA sencillamente. Al final, esto es irrelevante porque lo que importa son las personas con las que compartiste y con quienes te vas “añejando” y las que vas a reencontrar.

Es inevitable hacer “colección” de memorias y me decía otra amiga la semana pasada que mi mente es como una película, pues recuerdo detalles que nadie más recuerda. Pensaba en personas en particular, pero quise hacerle un filtro a mi memoria y no recordar momentos duros o tristes, sino los buenos porque la mente, o la mía en particular se acuerda de todo.

Es interesante ver cómo la mente recuerda risas, abrazos, bailes, fotos, besos, vergüenzas, amores, desamores, historias pero que al final tienen en común y como protagonista a una persona y que en grado mayor o menor dejaron una huella en mi vida.

Todos son valiosos, los más cercanos que son insuperables; los más lejanos con su forma de ser que hacían parte del colectivo y los que ya no están que te llenan con su recuerdo.

Cada amigo es particular, único, simple y complejo a la vez. Por eso son tan importantes los amigos, los compañeros de ruta y  siempre los llevo en el corazón. No se si me fui por la tangente, pero cada persona que conocemos tiene un valor especial y se debe atesorar, pues cada uno con sus cosas te aporta, te desencaja, te hace fuerte, te sensibiliza, te acompaña, te acuerpa, te hace persona.

Ojalá pensemos en nuestros amigos y le demos un valor, que creo que no tienen porque al final cada persona es más importante por lo que es, por lo que se da para ti y lo que tu le das o si no le das también.

Queridos amigos, los valoro a cada uno y a cada una, son mis compañeros de ruta y se que allí están. Gracias a todos los que son vasos comunicantes, que nos hacen llegar a los que no están en nuestro círculo y que hacen que el dos o tres se convierta en 40 o 50. Gracias a la vida por crear a los amigos, a la humanidad para hacerla un ser sociable y que lo bueno resplandezca en cada ser humano para poder ser uno a uno con el otro. Démonos la mano.