Publicado en Uncategorized, Viajes

Managua, Nicaragua:ciudad de contrastes

Por Roberto Menicucci

Si viene a hacer turismo a Nicaragua y llega por avión, Managua es parada obligatoria. La ciudad es sede del Aeropuerto Internacional, capital del país, centro comercial, de los poderes del estado y donde las calles no tienen nombre. Sí, las calles no tienen nombre y ya le explicaré más adelante porqué. La ciudad situada junto al Lago de Managua o Xolotlán que en nahuatl significa “donde hay mucho agua”, es una ciudad con un poco más de dos millones de habitantes repartidos en forma dispersa hacia el sur por el terremoto que asoló la ciudad en 1972.

Sin embargo, a pesar que el centro de la ciudad está prácticamente sin habitantes en el sentido de grandes concentraciones poblacionales, se ha hecho el esfuerzo por rescatar el lago limpiándolo y tratando las aguas servidas, creando un puerto lacustre con distintas actividades para el turista como un ferry hacia el centro del lago, restaurantes, caminatas por el recién construido malecón del Puerto Salvador Allende o recorrer los edificios que quedaron en pié y aún funcionan en el viejo centro de la ciudad.

El Centro Histórico de la ciudad

Managua Centro Historico

Foto:Centro Histórico de la ciudad, Avenida Bolivar al centro

En lo que queda del centro histórico de la ciudad, destacan el Teatro Nacional Rubén Darío que fue inaugurado en 1969 y es considerado uno de los mejores teatros de Latinoamerica por su acústica, el monumento a Rubén Darío poeta nicaragüense fundador del Modernismo, el  Palacio Nacional antigua sede del Congreso y ahora Palacio de la Cultura, la antigua Catedral de Managua, el Parque Central y el renovado Parque Luis Alfonso Velasquez Flores, que próximamente inagurará un parque acuático y la Avenida Bolívar que corre de sur a norte la ciudad hasta  llegar al lago, desde donde funcionan la sede de algunos poderes del estado como la Asamblea Nacional  o algunos ministerios.

La ciudad ha crecido hacia el sur, lo que ha hecho que el viejo centro de Managua haya recuperado cierta vida con la construcción del malecón y las atracciones asociadas al mismo.

¿Porque la calles de la ciudad no tienen nombre?

Como ya mencioné antes, el terremoto destruyó todo el antiguo centro de la ciudad y las calles no tienen nombre. En Managua no se puede indicar que una carta llegue a la Avenida Tercera con Bolivar,número 812 sino que se tienen que dar puntos de referencia como esta dirección en particular “De donde fue el arbolito (existía el árbol en mención) dos calles al norte, casa roja con dos puertas de madera”  y así las cartas llegan. En la década de los 80, el cantante Bono de “U2” escribió la canción “Where the streets have no name” (Donde las calles no tienen nombre) por una visita que hizo a la ciudad en ese momento. Nada más real.

¿Dónde hospedarse  y qué hacer en Managua?

Aunque las calles no tengan nombre, es posible encontrar buenas acomodaciones para hoteles de 5 estrellas, hostales o casas particulares que por un precio módico alquilan habitaciones a mochileros. Se puede conseguir una acomodación desde $10 o $15 dólares diarios hasta una habitación por $150 dólares. Existen hoteles para todos los gustos y bolsillos, además de cadenas internacionales.

Los centros comerciales se han convertido en centro de atracción para citadinos y extranjeros. Grandes cadenas han construido al sur de la ciudad enormes construcciones que llenan los requisitos de locales y extranjeros. Asimismo, existe una gran variedad de restaurantes, casinos y centros nocturnos para todos los gustos.

Asimismo, si el calor de la ciudad le sofoca puede llegar reservas naturales que quedan muy cerca de la ciudad como el Volcán Masaya, con su llamativo lago de lava visible a simple vista, la Reserva Natural Los Chocoyeros (referido a un tipo de ave parecido a la cotorra) o aventurarse ciudades cercanas como Masaya donde puede encontrar artesanías o irse hasta la ciudad colonial de Granada con una oferta más variada y distinta. Todos entre 10 a 45 kms de la ciudad.

Clima 

La ciudad está marcada por 6 meses de época seca con mucho calor, de noviembre a abril  y 6 meses de época lluviosa de mayo a octubre.  El clima cálido de la ciudad puede llegar en época seca hasta los 40°C, que puede hacer sofocante caminar por las calles, pero es posible casi todo el tiempo recorrer a pié las calles. Hace sol aún en la época lluviosa.

Transporte 

La ciudad está conectada por rutas de transporte público que se abordan con una tarjeta prepagada que tiene que comprarse aunque sea viajero sólo por unos días y puede ser un poco tardado o peligroso por la presencia de carteristas. El costo del boleto por viaje es de menos de $0.10 centavos de dólar.  El servicio de taxis es bastante seguro y puede solicitarlo por llamado desde el hotel en el que se esté quedando. Las tarifas pueden ser arregladas desde el hotel, pero si se aventura por las calles tendrá que regatear una carrera de taxi que va desde los $2.00 dólares hasta los $4.00 dólares dependiendo de la distancia. Los hoteles y hospedajes brindan servicio de transporte al aeropuerto.

Gastronomía

La comida nicaragüense es muy variada y resulta atractiva para la mayoría de los turistas. Existen comidas basadas en el maíz heredadas de las poblaciones indígenas que sobreviven al tiempo, hasta encontrar menúes de comida china, italiana, japonesa o cadenas de comida rápida estadounidense.  Los precios son muy accesibles y van desde los $1.50 hasta los $25.00 dólares. No coma en los mercados y puestos ambulantes, pues puede enfermar del estómago. El servicio de agua es potable y consumible del grifo.

Si se aventura a llegar por Managua, recorra el lago, el antiguo centro histórico, tenga en cuenta que se encontrará con una ciudad de contrastes, calor, calles llenas de vehículos, grandes distancias para recorrer a pié, pero con la apertura y amabilidad de su gente con el turista.

Puerto_slvdor_allende

Foto: Malecón Puerto Salvador Allende, foto De Odsv9804 – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=48276780

 

.

Anuncios
Publicado en Amor

El amor es… una autopista de doble vía

Highway_401_by_401-DVP
Autor de la Entrada: Roberto Menicucci
¿Y porqué esto? Porque una pareja la forman dos personas y las dos tienen que dar a la relación: es como un ir y venir. ¿Te has preguntado cuántas veces has ido, sin que vengan hacia ti? ¿Cuánto has dado sin recibir a cambio?
Es cierto que el amor es esto, dar sin esperar, someterse, donarse, pero hasta dónde. Si eres una persona con tu sistema nervioso y emociones en buenas condiciones podrás poner un límite, pero si no es el caso, puedes convertirte en una marioneta de la otra persona. Es cierto que el compartir en pareja es lo mejor, pero puedes llegar a niveles insospechados de entrega que ni siquiera son valorados. Otra realidad es que la justa medida, ¿hasta dónde es? Cada quien lo debe valorar en sí mismo para poder darse o darte una respuesta.
El amor aguanta muchas cosas, pero si llegas a perderte en el otro u otra como ser individual, esa relación está mal.
Por esto el amor es de dos vías: me dan, doy y claro que hay sacrificio, pero hasta dónde lo debe valorar cada individuo en la pareja.
Una relación tiene fundamentos que cada quien los conoce: ¿pasaron de la atracción hacia algo más serio? Allí es donde va a empezar esta autopista de doble vía, pero hasta donde llegará, no se sabe. Si desarrollan el amor sanamente, será muy lejos, pero si alguno no ha madurado hacia una relación de compromiso o de luchar por esa relación es mejor escapar antes de dañarse.
Las relaciones exigen mucho sacrificio y entrega, sin embargo, si están acarreando dependencias de cualquier tipo en el medio es mejor detenerse y ver qué está pasando. Vale también hablar y hablar mucho y ver qué es lo que se desea, pues después pueden llegar hijos o problemas mayores para los dos miembros de la pareja.
¿Cómo vas en tu autopista? Hacia tu propia via sin ver ¿qué le pasa al otro o lo que siente? Piénsalo y toma una decisión en qué carril te vas a montar hacia un solo carro para que vayan y vengan juntos, o sólo estás esperando que te den…lo que te puedas imaginar hasta llenarte y dejar ‘vacío’ al otro.
Publicado en Amor

¿Está el amor de vacaciones?

DickseeRomeoandJuliet
Autor de la entrada: Roberto Menicucci
Un buen día comentaba con un amigo acerca de cómo vivía su vida, me contaba de su divorcio, del vivir solo, de tener una relación de cuatro días a la semana y de no tener apuro en buscarse un “amor fijo”. Me explicó varias razones, entre ellas la postura materialista de muchas personas y la de sí mismo. Sí me dijo, quiero encontrar el amor, ¿pero habrá alguien que quiera comprometerse para estar en una relación sentimental seria conmigo y que además no tenga otros intereses? La respuesta puede ser sí o no.
Me hacía la misma pregunta hablando conmigo mismo y lo mismo con otro amigo diferente. En mi caso particular, como mero aficionado, me vi en una postura totalmente individualista, en el sentido de querer yo “sobrevivir” en la vida laboral, en las preocupaciones diarias y darles solución, en otros temas u ocupaciones más importantes y demás; pero que el “amor” para mí no era prioridad en este momento y es que para la vida amorosa hay que darse tiempo y espacio, ¿lo has pensado así? Pues dejame decirte un rotundo sí, así es. Y un aspecto muy bueno de este momento en que hay asincronía en lo que uno busca y el otro, o que estamos metidos en otras actividades y “rollos”. Me decía este otro amigo: Se tiene que planear a quién quieres en tu vida, cómo lo quieres, cómo va a ser y si en definitiva calzará en tu vida interior, quizás lo más difícil.
En una madrugada de éstas pensando y pensando, le daba la razón a mi segundo amigo, tiene toda la razón. Hay que planearse con quien queremos estar sin llegar a la obsesión o el afán perfeccionista porque no existe, pero sí ir buscando en medio de un horizonte ya trazado para no volver a fracasar o por lo menos llegar a tener una “relación amorosa” de dos.
Por eso puede que digas no encuentro un amor, ¿pero lo has buscado? ¿has logrado la claridad mental para buscar y decidir cómo y cuándo lo quieres? El amor no va a caer del cielo, se tiene que trabajar por él y sí hay algo más importante que decir, ‘ninguna relación es igualitaria’ siempre habrá uno que dará más que el otro y en definitiva puede que sufras, pero habrá amor y lo demás dejará de ser importante. ¡Buena suerte! Planea, escoge, desecha, escoge tu momento indicado, sana tu interior y sobre todo cada cosa a su tiempo, que no llegará ni antes o después que sea el momento indicado.
Publicado en Uncategorized

Estar en una relación ¿porque sí?

¿Estar en una relación porque sí?…
Eso no debe confundirse por ‘decidir’ estar en una relación

En el sentido de la entrada anterior que el amor depende del sentimiento y de decidir abonar al sentimiento y a la relación, no implica bajo ningún punto de vista que estés por estar en una relación de pareja de la que sea si no existe nada más.Se tiene que ser realista. Hay relaciones que se terminan, se acaban, no dan para más.

Por el contrario si has decidido con tu pareja que desean estar juntos y seguir hasta donde dé la relación: adelante.
Muchas veces se puede confundir ‘la conveniencia’ de estar con una persona (y no hablo de la conveniencia material que existe y es muy concreta también) sino de la conveniencia que me da esa persona como persona. Puede que sea fiel, que sea buena gente, que te mime, que te resuelva problemas económicos, que te supla emocionalmente, pero ¿qué más?
La relación de pareja es mucho más compleja que eso. Si valoras tu postura dentro de la relación que también estás para dar y te den, eso no significa decidir por una relación.
Se tiene que recordar que estamos hablando de dos personas que conviven y que pueden terminar muy heridas, si se da el caso de la conveniencia a ‘lo bestia’ y el otro se da cuenta o se lo llegas a decir.
Este es un tema muy complejo y no se puede tomar a la ligera. Es muy real y existe pero no es justo.
El amor existe y se debe cuidar, se debe decidir a luchar por él, pero nunca estar en una situación amorosa por estar simplemente egoístamente y que no haya nada más.
Moraleja: metete en una relación con valor, sino mejor sigue tu camino.
Publicado en Amor

¿Es el amor una decisión?

Love_-_Engagement

Fuente de Imagen: Wikimedia Commons

¿El amor entre dos es imposible? ¿Es viable?¿De qué depende el amor?

Sin lugar a dudas esta pregunta nos la hemos hecho todos. Desde el momento que hemos tenido una relación de pareja pensamos esto: es amor o es atracción, pero lo más importante ¿durará? ¿cuánto, en términos de tiempo? ¿Será la persona que he estado esperando desde que me acuerdo?
Esto último es lo que más nos hace llegar al punto de origen de estos escritos: la separación.  Si no lo has pensado hasta hoy, es que nos da muchísimo miedo estar solos, sin pareja, sin esa persona al lado que pinta el mundo diferente, que le da sentido a la vida y quién sabe cuántas cosas más.
Tomando como base la experiencia de la psicóloga chilena Pilar Sordo y sus investigaciones, comentaba en un programa de televisión donde la entrevistaron ( y ‘esto es un parafraseo’, menos las dos palabras mágicas: decidir y decisión), que el  amor es “decisión” y lo mismo a la viceversa. Gran descubrimiento para mí, pero tiene toda la razón. ¿Qué quiso decir? Algo muy importante… que sí, que el amor es un sentimiento muy posible y claro que existe entre dos, pero depende de dos personas que en la relación ‘decidan’ que el amor prevalezca y continúe aún después que dejó de ser sentimiento o emoción. Según explicaba la Licenciada Sorda, el sentimiento o la atracción se extingue en los primeros años de una relación. Entonces, qué hay que hacer para que subsista esa unión que empezó como atracción, como unión libre, como matrimonio: DECIDIR que SOBREVIVA, VIVA, FLOREZCA, DE FRUTOS y DESAPAREZCA o no (esto último lamentablemente, pero es real).  Si no se da esta decisión la separación será inminente y volveremos a estar como al principio. Según la Licenciada, el amor nace, pero sobrevive y permanece por ‘decisión’ y luego el amor renace y empieza el círculo nuevamente. Uno alimenta al otro: si el amor peligra lo nutre la decisión, renace el sentimiento y así sucesivamente. Un dato importante es, que ambos en la pareja decidan que vale la pena luchársela por ese amor y que no tengan diferencias irreconciliables como dicen los americanos como causales de separación.
¿Has pensado cuántas relaciones pasaron de la atracción hacia algo más serio? Si la respuesta es No, no has decidido por una vida en relación de amor y habrá separación.
¿Has pensado en el sentido de estas líneas hasta dónde has querido llegar con esa pareja de turno que te hace sentir mariposas en el estómago? Igual que la anterior.
¿Te has encontrado con ese amor que te hace caminar 10 centimetros arriba del suelo cuando piensas en el ser amado? Si la respuesta es sí, es que quieres pasar al otro punto de la relación que deje de ser mariposas, ensoñación y que pase a ser algo serio llamado amor.
Respondiendo a las preguntas de esta entrada:
¿Es el amor imposible? No, es posible, pero depende de dos, y depende de la decisión que se quiera tener en una relación o hacia donde se quiera llevarla.
¿Es viable? Como en economía simple:  si uno mas uno dice dos, la mitad del camino está realizado.
¿De qué depende el amor? De una atracción física inicial pero vital para el florecimiento de una relación, del querer compartir más allá de lo físico y de estar allí cuando se acabe lo físico y empiece ‘la decisión a alimentar el amor y viceversa’. ¿Te atreves?
Creo que la vida en pareja es muy linda y  si no nos tomamos estos riesgos, echamos pa’lante para donde queremos estar con esa persona amada y nos decidimos a luchar no habrá separación y no sufrirás más. ¿Trato hecho? ¡Hecho!
Publicado en Superación

Coleccionistas de recuerdos-memorias

memorias-usb-personalizadas_USB

Por Roberto Menicucci

Es asombroso lo que llega a coleccionar la gente. Esta persona en particular dueña de varias casas en alquiler recordaba cuánta gente había pasado por sus casas, las nacionalidades, los hijos que tenían; pero sobre todo los daños que le habían hecho a sus casas y el porqué habían llegado a vivir allí o lo que le habían quedado en deber por rentas. Sin duda estas dos últimas cosas le acarreaban mucho malestar y enojo, puesto que sus casas eran su bien más preciado y vivía de esos alquileres, pero siempre remarcaba en los daños y sobre todo en los dineros pendientes. ¡Qué colección y qué molestia acarreaba con estos recuerdos! Por cierto siempre le habían destruído la propiedad: qué casualidad o así lo  miraba ella.

Otras personas recuerdan amores y no cierran capítulos, siguen pendientes de las  que en otro momento fueron sus parejas y escudriñan en sus vidas para saber qué es lo que están haciendo o con quién están ahora. Si son mejores que ellas, más bonitas y la amiga que les robó al novio si al final siguió con él o se le robó la fortuna a otro. ¡Qué calvario!

Otras atesoran recuerdos y tal cual libro en su memoria reconocen cada hecho pasado como si pasó ayer y lo mal que les fue en ese momento que no se deciden a olvidar.  Sobre todo cuando se sienten mal y como un trinchante que asuza el fuego, van y agarran el recuerdo más doloroso y lo retuercen para sentir y vivirlo tal cual fue. Y nunca descansan.

Sin lugar a dudas,  qué peso llevan encima los coleccionistas porque es muy difícil olvidar y/o perdonar o simplemente no se les antoja. Lo peor de todo es que esto no los deja vivir tranquilamente y se agobian, pues su “colección” se vuelve pesada y nefasta.

¿Qué estás coleccionando? ¿Desamores, recuerdos tristes o dolorosos, injusticias, hechos que ya terminaron y simplemente quedaron en tu memoria, que solo son eso: recuerdos?

¡Cuánto lastre y para nada! Porque el que colecciona al final es el único dañado. ¿Cuántas USB podrías llenar con tus recuerdos? Ojalá que sean buenos y si no salen enumerados aquí, si te hacen daño, remuévelos. Vale por ti…

Publicado en Reflexiones

Y ella estaba presa, pero de sí misma

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Recuerdo haber hablado con esta mujer muchas veces. Muchísimas. Y en todas las pláticas siempre salía a relucir cuántas cosas no había hecho y que hubiera podido hacer. O que no las hizo porque no tuvo las posibilidades o quién le ayudara. Conclusión: esta mujer era presa de su propia mentalidad y era una víctima de los demás. Según ella.

La mentalidad es la forma en la que vemos las cosas, influenciados por cómo nos criaron o en cómo “nos acomodamos” al mundo. Es tan grande la cantidad de gente que se acomoda a esa forma de ver las cosas y se queda allí, como dice el título, presa, presa de sí misma.

Conozco personas que viven así… para qué barrotes si la mente los y las tiene encerrados en sus esquemas y actitudes. Sin embargo, salir de esa cárcel de la mente pasa por intentar verse con sinceridad para verte cómo tu mente te la ha jugado y te has acomodado. Verse a uno mismo es muy difícil, porque da miedo, ver quizás lo que somos y no nos gusta.

¿Cuántas veces no tomamos el reto que se nos ofreció y nos quedamos esperando al siguiente y no llegó?

¿Cuántas veces culpamos a los demás de lo que son nuestras propias responsabilidades?

¿Cuántas otras más ese suceso que te marcó la vida es el declarado “culpable” por cómo te sientes? ¿Cuántas veces lo has dejado que se instale y no has buscado cómo curarlo?

Sabes… naciste libre y no puedes estar presa o preso de un suceso, de una circunstancia, de un miedo, de una situación, de una decisión no tomada. ¡Atrévete! Rompe las cadenas de tu cárcel. Allí afuera está un mundo abierto, esperándote para que lo agarres con todas tus fuerzas y por fin seas libre, sin que nadie te detenga, las posibilidades son infinitas. Solamente toma una decisión: vale la pena.

Publicado en Reflexiones

Afán de recomponerse

Estos días descubrí que tengo un afán de recomponerme. ¿Esto qué es? andar buscando en la red todo tipo de palabras, frases y pensamientos que me dejen algo y que me ayuden en algún aspecto interno de mi vida, el que sea. Sin duda, no es recomponerse porque al final para eso se requiere tiempo y esfuerzo que por leer una frase no va a llegar a cambiar algo en mi interior.

Y recomponerse ¿porqué? porque siempre pienso que estoy inacabado interiormente y que necesito mejorar en muchas cosas. No se si esto es bueno o malo, pero los temas de autoayuda, de llenar aspectos que según yo no están bien en mi van detrás de esas frases.

Algunas de esas frases quedan y las guardo. Otras pasan al olvido y otras me las invento yo mismo y se me olvidan también. El dichoso Facebook me ha estado recordando cosas que escribí hace 4 o 6 años en “mis estados” y la verdad es que finalmente no las he llevado a la práctica. Reacción: autorecriminación, qué mal.

Moraleja: desafanarme por auto componerme, cada cosa se acomodará en su momento y cuando tenga que hacerlo.

Publicado en Reflexiones

La esperanza: ¡si o si!

hOPE

Cuando la vida se torna muy difícil nuestra mente se agobia y se pone en situacion de alerta. Lo mismo cuando los acontecimientos se tornan muy agresivos en nuestro entorno, lo que puede hacer que lleguemos a perder la esperanza. Sin embargo, Dios existe y nos recuerda que cada día tiene su propio afán y que en un dos por tres o al día siguiente las cosas cambiarán y ya no serán las mismas, o el acontecimiento se modificará en sus circunstancias y se podrá resolver o abordar de otra manera.

La esperanza es “un estado de ánimo optimista basado en la expectativa de resultados”, donde esperamos que los mismos cambien y se tornen positivos para dejar atrás la tormenta. Esto es muy cierto.

Creo que los seres humanos sin esperanza moriríamos lentamente, puesto que si nos encerramos en el ofuscamiento de nuestra mente y la dificultades nos vamos a un hueco.

Si por cualquier circunstancia tu vida se torna difícil y crees que no hay remedio para lo que te pasa, haz este ejercicio muy sencillo: mira hacia el cielo y si es al final del día mejor. Verás en el azul del cielo o en el atardecer que Dios te está diciendo ¡aquí estoy! Eso que sientes pasará y lo que hoy ves negro ya no lo será más. Inténtalo, la vida será más fácil y llevadera si dentro de tu interior intentas vivir un día a la vez, mirando al cielo tu vida se pintará de otro color y será color esperanza…

Publicado en Uncategorized

Cuando se pierde la salud

Pensaba estos días en cuanta gente he visto perder la salud y llegar a ese estado donde una enfermedad  doblega y simplemente cambia la vida. Es lo más doloroso que he visto y es hasta cierto punto algo en lo que no pensamos hasta que lo vivimos  o la perdemos, a la salud.

Mis mejores amigos y amigas se han visto en situaciones muy complejas de salud y no encuentro qué decirles, cómo confortarlos, cómo ayudarlos. La ciencia médica y sus “ejecutores” son muy drásticos y no comprenden en su mayoría que detrás de una persona que está enferma hay un ser humano y una familia que está sufriendo y que necesita al menos un par de palabras de ánimo aunque la situación sea muy difícil o hasta irremediable.

¿Es esto una ley de la vida? Es una de las más duras que conozco y bajo ninguna circunstancia quisiera perder mi salud o que alguien que quiero la pierda. Simplemente se me encoge el corazón. Es una ley que no entiendo  y muy difícil de asimilar. ¿La entiendes? Si tienes una pista dímela.